martes, 5 de septiembre de 2017

Obras completas de Verne - Edición Jubera - Nueva colección

Os comenté el otro día que había encontrado una colección completa de las obras de Verne en Aguilar. Pues os eché una pequeña mentirijilla, ya que también encontré otra cosa: un Jubera completo. El vendedor dice que primera edición. Yo ya no digo nada porque es un jaleo, pero trae el Barsac. En fin.
El hecho es que el precio era bastante prohibitivo, pero después de negociar un poco bajó los términos y la cosa se hizo más accesible.
Bueno, el hecho es que la compré. Y aquí está, junto a su hermanita.
La de abajo es la nueva. Os comento diferencias externas e internas.
La nueva no tiene ese tinte azulón en los fondos de los dibujos, el rojo es menos rojo y y el dorado está más desvaído. Podría tratarse de un efecto por haber estado más tiempo bajo la luz directa del sol, pero no lo creo así porque no es que el azul haya desaparecido, es que no lo tiene. Además, la franja inferior sí que tiene color azul, aunque no tan vivo como el de los tomos de arriba.
Otro detalle es que ocupa más volumen teniendo los mismos libros y contenido. De hecho ocupa un tomo más, siendo ambos 14 volúmenes. Además, los cantos del lomo son más sobresalientes, por lo que cuestan un poco más de sacar y meter.
El estado de la encuadernación es sensiblemente inferior al de mi otra colección, de hecho hay dos volúmenes con el interior separado de las tapas en el lado del final, y en otros está a punto de romperse. Y como consecuencia de ello, alguna página un poco suelta.
Otra especulación puede ser que unas tapas se correspondan con la primera edición y las otras a la segunda. La pregunta del millón es cuál. Si usamos la lógica, las de la nueva colección (la de abajo) son de menor calidad, así que puede que correspondan a las de la segunda. Pero cualquiera sabe. Podría tratarse hasta de una edición pirata de la época.
En interior, la impresión de los cuadernillos, está algo mejor. Pero solo algo. El Hatteras y el Sandorf, que en mi edición están pésimamente impresos, en esta lo están algo mejor. Todavía tienen “borrosidades”, pero en menor medida.
En general el papel está menos amarillento y con menos “tachas” de humedad, pero el estado de la encuadernación hacen bastante peligrosa su lectura fuera de un atril con hueco para encajar el volumen, cosa que no tengo.
Otra de las curiosidades de esta edición, o más bien otra diferencia, es que en la primera Un capitán de quince años abre el volumen 4, mientras que en la nueva está al final del tercero.
Igual pasa con el volumen 6. En mi edición anterior Escuela de robinsones está al principio del 6, y en esta nueva, al final del 5. 
En ambos casos está completa pero en diferente lugar. Una inspección del ancho de los tomos, así lo aconseja en ambos casos. Es decir, en mi colección anterior no habrían cabido en el tomo en el que están en la segunda.
Hay otro motivo que me hace pensar que la nueva colección (la de abajo) corresponde a la segunda edición, pero eso os lo contaré en otra entrada.